Introducción I Sumario I Ejemplo anterior I Ejemplo siguiente

OBJETOS PREHISPÁNICOS
Lítico - Estatuas


 

Estatuas de San Agustín (Colombia)

Origen I Características I Urgencia de la situación I Legislación I Bibliografía

Hacer clic para agrandar la imagen

Hacer clic para agrandar la imagen

Estatua 10, Mesita A,
piedra, 2,6 x 1,2 m
Estatua 26, Mesita B,
piedra, 1,8 m x 73 cm
  © ICANH © ICANH

--Origen  
 

Colombia.

--Características  
 

El Período Clásico de la cultura de San Agustín, que se inicia a principios de nuestra era y se extiende hasta el 900 d.C., se caracteriza por un desarrollo extraordinario de la estatuaria lítica monumental, asociada a un intenso culto funerario. Las estatuas de San Agustín provienen de tumbas monumentales que eran cubiertas con montículos de tierra y que se encuentran principalmente en los municipios de San Agustín, Isnos, Argentina, Salado Blanco y La Plata, departamento del Huila, y de Moscopán, Aguabonita e Inzá, departamento de Cauca.
En la región del Macizo Colombiano, las estatuas agustinianas se conocen con el nombre de "Chinas". Son grandes bloques de roca volcánica labrados en bulto redondo. La forma general de las esculturas es oval o aproximadamente rectangular. Su tamaño es variable, aunque suelen medir entre 30 cm y 1,5 cm de altura, entre 15 y 80 cm de ancho y entre 7 y 60 cm de profundidad.
El motivo más común es una figura humana, con grandes brazos sobre el pecho y un rostro característico que combina rasgos humanos y animales, en particular felinos : grandes ojos, nariz ancha, boca cerrada o "sonriente" que deja ver dientes y colmillos. Las representaciones de animales, como de jaguar, mono, sapo o águila, son menos frecuentes. Un último rasgo que permite identificarlas es su base ligeramente delgada de superficies bastas y sin trabajo de labrado, que permite fijar la estatua en el suelo.

 

--Urgencia de la situación  
 

Las estatuas de San Agustín son conocidas desde mediados del siglo XVIII, pero la gran mayoría ha sido descubierta en proyectos arqueológicos iniciados en la década de 1930. Hasta el momento se han catalogado un total de 536 estatuas. Son el reflejo de la enorme importancia de los rituales funerarios para la organización política de los cacicazgos prehistóricos en el norte de América del Sur.
Las estatuas se encuentran dispersas en una gran región y más de 17 de las estatuas conocidas han sido hurtadas en los últimos 15 años. Por otro lado, es muy probable que existan figuras aún desconocidas por los arqueólogos y que podrían salir o haber salido de sus sitios de origen y del país sin ser estudiadas. Los sitios más expuestos al saqueo son los centros funerarios pequeños, geográficamente marginales y alejados de las carreteras y de las municipalidades.
Los saqueadores suelen seccionar las estatuas en bloques de tamaño transportable, y llevárselas cortadas. En 1990 fue saqueado un sitio arqueológico en San Agustín (Huila) y fue hurtada la escultura n° 214. Apareció en 1996 en una casa de subastas de Dinamarca; pero debido a que no hay pruebas concretas de que la estatua haya entrado ilegalmente en Dinamarca, ha sido imposible repatriarla.
Este episodio demuestra la urgente necesidad de medidas más duras para ayudar a detectar a tiempo el tráfico ilícito de piezas arqueológicas.

 

--Legislación protectora de estos objetos  
 

Ver Colombia

--Bibliografía  
 
  • Drenan, Robert D. [et al.] Las Sociedades prehispánicas del Alto Magdalena. Bogotá, ICANH, 2000.
  • Sotomayor, María Lucia & Uribe, María Victoria. La Estatuaria del Macizo Colombiano. Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología, Colcultura, 1987.
Arriba
 

 


Introducción I Sumario I Legislación I Agradecimientos I Bibliografía general I Ejemplo anterior I Ejemplo siguiente
Red List Pagina Principal I Sitio ICOM

October 2003